Juego de citas – Danielle Steel

Autora: Danielle Steel

Paris Armstrong no sospechaba nada. Estaba contenta con su vida, sus hijos ya mayores y su marido desde hacía veinticuatro años. No se quejaba de nada. Sin embargo, una noche, después de una agradable cena que ofrecieron en su casa, su marido anunció que tenía algo que decirle: «Quiero divorciarme».
Paris se quedó de piedra. Con esta frase su vida se desmoronó. Remontándose desde el fondo de una grave depresión, poco a poco tuvo que aprender de nuevo a vivir. Y este renacimiento conllevaba algo que ya no sabrá hacer: volver a ligar, a tener citas, la única forma de rehacer su vida afectiva.
Se trataba de algo complicado a su edad: los hombres o son demasiado jóvenes o demasiado mayores, o casados, o bebedores…
Juego de citas es la historia profundamente humana de una mujer que tuvo que superar mil obstáculos para rehacer su vida, así como una novela divertida e intencionada que no dejará indiferente a los lectores de una de las novelistas más admiradas de los últimos tiempos.


no recomiendo este libro

Danielle Steel es una de mis escritoras pendientes. Veréis, el año pasado empecé a hacer una lista de escritores reconocidos que nunca he leído y que me gustaría descubrir (James Patterson, Nora Roberts, Stephen King, Paulo Coelho, Danielle Steel… entre otr@s). Con Stephen King leí exactamente… ¿dos páginas? ¿Una? Hice el primer intento con su obra La cúpula, pero las descripciones gráficas de escenas un tanto… truculentas, me espantaron enseguida. Más adelante le daré otra oportunidad a algún otro libro suyo, pero ahora mismo el caso que nos trae entre manos es que Danielle Steel se encuentra en mi lista.

Los hechos sucedieron más o menos así: vuelvo a casa después de un viaje y una de mis primeras paradas es la biblioteca, reviso primero la sección de novedades que han salido en mi Resultado de imagen para adivinanzaausencia, y después me dirijo a las estanterías corrientes, donde, mirando prácticamente libro por libro (no estoy loca, es que solamente hay unas diez estanterías en esa biblioteca) me encuentro con una bonita portada, un título interesante y la firma de una escritora neoyorquina cuya lectura tengo pendiente… En fin, que éste fue uno de los 15 libros que se vino a casa conmigo .

 

 

Imagen relacionada

La verdad es que tenía unas expectativas muy altas puestas en este libro, no solamente por la prestigiosa fama de la autora, sino también porque me hacía ilusión encontrarme una novela alegre, ligera, diferente… que me hiciera soñar (y he de reconocer que la foto de la escritora también influyó, porque me daba un aire muy… interesante. Elegante). No obstante, a pesar de encontrarme en épocas de exámenes (sí, soy de las que cuando tiene exámenes lee más novelas que el resto de días, no me preguntéis por qué), tardé aproximadamente un mes en terminarme el libro.

A ver, no me malinterpretéis, el estilo de escritura me encantó, es muy ligero, romántico, fresco. Pero la historia… me tiraba de los pelos.

Resultado de imagen de dibujo ojos

En fin, una mujer cuyo marido le dice de la noche a la mañana lo infeliz que le hace compartir su vida con ella, lo moribundo que se siente a su lado (sí, señores y señoras, sin paños templados, y encima haciéndose el sufridor por tener que hacerle daño de esa manera). La pobre esposa, que hasta la fecha estaba más feliz imposible por haber conseguido un matrimonio lleno de complicidad, debe adaptarse a que esa será la última noche que pasará junto a su amado… porque al día siguiente él se va a vivir a casa de su amante (una vez más, sí, señores y señoras, el muy capullo esperó a tener bien afianzada una siguiente vida antes de aventurarse a decirle a su mujer que ya no le ama).

La buena mujer se pasa semanas y semanas sin salir de su casa (y sus amiguísimas, en lugar de ayudarle a superarlo, no paran de repetirle lo destruidas que se sentirían si les pasara algo así… ¿es que nadie en esta novela tiene la más mínima sensibilidad?), hasta que empieza a ir a una psicóloga y, por recomendación de esta, se muda para estar más cerca de sus hijos y para empezar una nueva vida, alejada de los recuerdos.

¿Hasta ahora no os ha estado pareciendo que leíais tópico tras tópico? Bien, pues esto no ha hecho nada más que empezar.

Resultado de imagen de mujer corazon roto

Bien, continuemos. Una vez allí, consigue inmediatamente uno de los trabajos más cotizados del lugar, como organizadora de eventos para una prestigiosa firma. Hace tres amigos (el dueño de la firma, su marido y la mujer que le ayudó a conseguir el trabajo), y éstos empiezan a preocuparse por su eternizada soltería… con lo que la mejor opción es un juego de citas (no he incluido ningún otro spoiler en la descripción de las citas, pero si no quieres saber con quién se queda y con quién no, no te recomiendo que la leas):

  • Cita #1: un hombre machista, racista, homófobo… que se pasa toda la cena soltando comentarios despreciables en honor a sus diversos prejuicios. Vaya, que parece ser que nuestra protagonista se citó con el mismísimo marido de Melania Trump.
  • Cita #2: se prenda de un adinerado y apuesto varón que le ofrece viajes exprés a otros Estados, cenas bañadas en caviar y champagne, y noches llenas de orgasmos… pero quizás se le olvidó comentarle un importante detalle.
  • Cita #3: esta parece ir un poco mejor, en el sentido de que por lo menos la parejita se lleva bien. No obstante, el hombre todavía no ha superado la muerte de su mujer, así que… Bueno, mejor os dejo descubrir a vosotros mismos lo que ocurre, en el caso de que decidáis leéroslo.
  • Cita #4: esta fue mi favorita. Conoció a un joven y seductor fotógrafo francés que se enamoró de ella… al método francés. Es decir, apasionadamente, en exclusiva y haciéndole sentir la mujer más especial del planeta. Pero sin olvidar que la vida es una sola. Debido a la diferencia de edad, Paris estuvo considerando durante decenas de páginas si sería factible salir con el semental (en este punto de la novela yo ya me había ahorrado el dinero de una sesión en la peluquería, puesto que apenas me quedaban pelos que arrancarme de la frustración). En fin, no os puedo contar más cosas de este muchacho sin spoilearos, pero supuso un punto de inflexión para la protagonista.
  • Cita #5: efectivamente. Aquí llega el hombre que tan solo pasaba por ahí, que llega justo a tiempo de recoger los trozos rotos de un corazón, y que tiene que luchar para conseguir que la triste dama vuelva a confiar en el género masculino.Resultado de imagen para pregunta

Bueno, del último tópico tampoco os puedo comentar mucho sin destriparos un dato de la novela, así que os dejaré con una pequeña adivinanza: Pensad en un elemento que está presente en la inmensa mayoría de novelas románticas. Si son trilogías, suele llegar en la tercera entrega, y si no, en el epílogo.


 

Una vez que ya he dejado claro lo poco que me ha gustado la trama, me referiré al mensaje de la novela: no me meteré con la manera tan dañina (desde mi punto de vista) que tiene de ver las relaciones sentimentales, porque entiendo que estamos hablando de una mujer que ha crecido en una época y en una parte de la sociedad distinta a la nuestra, con lo que se presupone que no tiene una visión muy abierta y moderna de las relaciones en pareja (esto lo podemos ver, por ejemplo, en su eterno monólogo interno sobre si debería llevarse a la cama a un joven francés que la idolatra, o en su desesperación de semanas de duración en la que su intención era consumirse en las cuatro paredes de su casa, y no intentar superar la traumática ruptura).

No obstante, sí diré que me molestó mucho su tendencia a hacerse la víctima. No paraba de hacer referencia a lo dura e injusta que ha sido la vida con ella, en un tono quejumbroso y derrotista. A ver, yo entiendo que debe de ser durísimo estar encantada con tu matrimonio, pensando que tu pareja te ama del mismo modo que tú a ella, y que de repente te suelte que contigo se siente muerto, y que a la mañana siguiente se marcha a vivir con otra mujer. Lo reconozco, durísimo, ojalá nunca me ocurra. Pero venga ya, no te quejes de lo maldita que ha sido tu vida (con dos hijos sanos que te adoran y te apoyan, un trabajo que te apasiona y conseguiste prácticamente nada más salir de casa, buena salud…), en el mismo párrafo en el que ¡¡SPOILER!! se descubre que el marido de tu mejor amigo tiene SIDA. ¡Sí querida! Aunque no te lo puedas creer, hay crueldades mucho más injustas y asquerosas que el cerdo de tu marido te abandone, ¡hay gente que se muere! ¡FIN DEL SPOILER!

En conclusión, el estilo de la escritora me ha gustado mucho, y quiero encontrar otro libro suyo con una historia un poco más original, para ver si consigo unirme a los millones de lectores que le siguen y le admiran. Pero este… qué sufrimiento, señor.

No se me ocurre canción más apropiada para este libro que Quédate conmigo, de Pastora Soler. En este caso, el problema de Paris no fue el no saber cómo demostrar su amor, causando de esta manera la ruptura; pero la desesperación de conseguir que el hombre que amas y deseas permanezca a tu lado hizo que le viera muchas similitudes a ambas historias.

 

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s