Mamá no dice la verdad – Michel Bussi

Autor: Michel Bussi

Nada es más fugaz que la memoria de un niño…

Malone Moulin tiene tres años y medio y un secreto que ocultar. Cree firmemente que la mujer que lo ha criado y con la que vive, Amanda, no es su verdadera madre.

Aunque lo que dice el niño parezca imposible, Vasile, el psicólogo de la escuela, confía en él. Le cree. Pero es el único. Y debe darse prisa. Sacar a la luz la verdad oculta. Encontrar ayuda. La de la comandante Marianne Augresse, por ejemplo. Porque los recuerdos de Malone empiezan a difuminarse. Solo los sostiene un fino hilo de la memoria, con sus frágiles retazos, y las conversaciones que el chico mantiene noche tras noche con Guti, su osito de peluche.

La cuenta atrás ha comenzado. Antes de que todo dé un vuelco, de que el engranaje se ponga en marcha, de que las máscaras caigan, habrán de responder a una sola pregunta: ¿quién es Malone?


no recomiendo este libro

Si intentas adivinar sobre qué va a tratar la historia, ya solamente el título da un poco de yuyu, ¿no? Mamá no dice la verdad, un relato de terror contado desde los inocentes ojos  de un niño, que no es capaz de comprender la maldad a la que se enfrenta. ¿No te viene esa imagen a la mente?

Pues bueno, si quieres quedarte con esa sensación, mejor no leas más que el título, y así te quedarás con el agradable pensamiento de: ¿qué podría haber pasado?

Quién sabe, puede que así empieces a escribir tu propio libro, y yo mañana lo lea y consiga sacarme esta espinita que se me ha quedado clavada en el corazón. Porque yo sí decidí proseguir más allá del título, y… en fin, que teniendo tantas lecturas pendientes, creo que podría haber aprovechado mejor el tiempo.

Resultado de imagen de ganas de matar

Como no quiero que me quede una reseña hater, sí diré que la mejor parte de la novela, para mi gusto (y, de hecho, creo que lo único bueno) fueron las entradillas de ganasdematar.com, con las que me echaba unas cuantas carcajadas. Pero la historia…

Si en mi reseña anterior (Juego de citas) me quejaba de que no había un ápice de originalidad en la trama, en ésta me quejo de que el relato parece un laberinto.

Es decir, varios personajes cuentan la evolución de la historia de un niño que no para de afirmar que su mamá no es en realidad su verdadera mamá. A excepción de su psicólogo escolar, nadie le cree, pero él, a pesar de la incredulidad y nulo apoyo de todos a su alrededor, consigue que la historia trascienda gracias a que la agente de policía a la que acude (quien dirige su propio equipo) se encuentra en un estado vital híbrido de ganas de tener un hijo y ganas de f***** como si no hubiera un mañana. Vamos, lo que viene a denominarse como una perra en celo.

Imagen relacionada

En este punto de la reseña he de hacer una pausa para aplaudir al autor por la siguiente razón: esta es la primera novela policíaca en la que la policía al mando es algo más que una máquina resuelve-crímenes. Normalmente, la mayor demostración de vida privada que les suelen otorgar es un matrimonio roto o semi-roto debido a sus largas jornadas laborales y la incapacidad de dejar de hablar de crímenes cuando llegan a su casa. En este libro, no obstante, la policía al mando (no pongo su rango porque no lo recuerdo) es un ser humano real con tantas ganas de f***** como cualquier otro profesional. Así que chica, tienes mis aplausos (aunque considero que no debería dirigir sus prioridades laborales por un hombre atractivo que le pida un favor, como ocurría en este caso, así que serán aplausos firmes, pero suaves).

En fin, vuelvo a la trama. A partir del punto en que el psicólogo contacta con la policía, aparece paulatinamente otra decena de personajes cuya implicación en la fantasiosa historia del niño queda en entredicho. Las pruebas, incógnitas y nuevos hilos de los que tirar se van sucediendo , todo ello en una carrera contrarreloj antes de que el muchacho pierda para siempre su joven memoria.

Resultado de imagen de laberinto

¿Y el final? Taaaan enrevesado ;( . Hubo un momento en el que me entraron ganas de tirar el libro al suelo y, cuando estuviera entreabierto y con las páginas desparramadas sobre la madera, gritarle: ¿SABES QUÉ?, ¡ME LA TRAE AL PAIRO QUIEN ES LA MAMÁ DEL NIÑO! ¿ME OYES? ¡AL PAIRO!  (maltrato, lo sé, pero quedaos tranquil@s, que no llegué a hacerlo). Pero en fin, como una chica educada y amante de los libros que soy, me abstuve de pagarla contra el pobre ejemplar y proseguí pacientemente con la lectura.

¿Fui responsable? Meh, yo creo que fui tonta. Debí haber cogido el coche inmediatamente para llevarlo de vuelta a la biblioteca, de donde no debió haber salido. Porque el final de la trama era para suspirar y poner los ojos en blanco.

Hay ocasiones en la vida en las que la sencillez es la mejor conquista. Yo opino que los thrillers deben seguir tal pauta; inquietantes, enigmáticos e inolvidables, pero con una resolución sencilla e inimaginable, que te deje boquiabierta. Pues bien, solo diré que, al parecer, el autor no está de acuerdo conmigo.

Así que, contenta por haber terminado este suplicio…

PD: Le he encontrado otro punto positivo a esta novela: el título. Mamá no dice la verdad termina siendo una frase muy significativa, y no solamente en referencia a las declaraciones del niño. Esa correlación con el final de la historia me gustó mucho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s