Dos… solo dos – José Alcalde

Dos solo dos, es un poemario escrito en lenguaje sencillo. Combina relatos y poemas, requiere de una lectura pausada y sosegada para apreciar mejor y así situar al autor. Esta obra está cargada de sentimientos muy sensibles, razona otros tantos, relata momentos de una vida y va siempre de la mano de la imaginación, mezclando fantasía y realidad. Además, refleja al ser humano que, con valentía, reconoce sus errores y tiene la humildad para pedir perdón. Como refleja su portada, este poemario aboga por un mundo nuevo, un mundo mejor.

 

no recomiendo este libro (2)

 

Siguiendo temas poéticos tradicionales, tales como el amor, el desamor, el apego por la patria y la religión, José Alcalde hace uso de una fórmula contemporánea para llegar a nuestro corazón.

Fiel amante de Becquer, como soy, nunca he sido muy fan de la poesía actual, pues pocos son los autores que han conseguido llegarme al alma tal y como lo hacían los afamados poetas del siglo anterior. No obstante, José Alcalde Hernáez ha encontrado la manera, a través de sus poesías y relatos, de conseguir que me quedara por las noches concentrada en su creación, deseosa de descubrir otro poema que me contara una nueva historia.

Tal y como he mencionado previamente, esta antología esta compuesta por piezas dirigidas a Dios, a algunas localizaciones de España, y a un difunto amigo del escritor. Pero mis preferidos, sin duda alguna, han sido los de amor.

En relación al amor, el autor se adentra en la tierna y delicada sensación que nos embriaga en las distintas fases del amor. Empezando por ese deseo platónico que la mayoría de nosotros ha sentido alguna vez por alguien, aún sin albergar esperanza alguna de ser correspondido, y a veces incluso con miedo de acercarse a esa persona adorada.

No obstante, también están las historias en las que el amor, de hecho, se consuma, y José se detiene a analizar todos y cada uno de los atributos de la mujer que ama, aún sin creerse el que una persona tan sumamente extraordinaria y sobervia, pueda amarle a él.

Y, para finalizar, también tenemos esas temibles y dolorosas despedidas. De este modo, José recorre el ciclo del amor, desde que nos enamoramos de alguien hasta que asumimos que esa relación ya no es más que fuego consumado, pura ceniza. Pero, lo que a mí más me ha gustado, es la manera tan romántica y fiel en que retrata los sentimientos de alguien que se queda obnubilado por la grandeza de otra persona, en esa fase en que empezamos a creer en la perfección, pues un velo se despliega sobre todos sus defectos, hasta que hemos aprendido a amarle lo suficiente como para perdonárselos.

No me malinterpretéis, no creo en que en amor ciego, ni considero saludable el que nos dejemos hipnotizar por las cualidades de otra persona. Pero los poemas de este hombre me han transportado a la infancia de los cuentos de hadas y princesas, en que ese amor incondicional que puede con todo, sí parecía real.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s