Cuando era pequeña vivía la mayor parte del tiempo en las nubes, pero ahora he aprendido a amar y apreciar mi vida cotidiana y cada pequeño detalle rutinario. Creo que en lo cotidiano es donde está siempre la magia y la emoción.

Desde que acepté que vivimos en constante cambio (y me tatué una espiral en la muñeca para simbolizarlo) me siento mucho más en paz conmigo misma y mucho más apasionada por todo.

¿Cuáles son los valores más importantes en tu vida?

La tolerancia, la honestidad, el amor y el cuidado por uno mismo y por la gente que te rodea… Ahora también estoy trabajando la compasión por aquellos que me hacen sufrir con su comportamiento, ¡pero no es nada fácil!

¿Qué es lo más importante en una persona?

Que sea una persona en la que se puede confiar. Tiendo a confiar mucho en mi intuición para con las personas (intuición que no es más que observación, por otra parte) y la verdad es que me crea mucha confusión las personas que mienten, ponen zancadillas, engañan e incluso hacen daño de manera deliberada y hacen todo ello pensando que no se les nota. Sé que es una cuestión de arrogancia, pero me parece algo horrible. Así que valoro mucho a las personas transparentes, a aquellas que se esfuerzan en traer buena energía y en no hacer daño.

Un lema con el que no estés de acuerdo

No me suelen gustar las generalizaciones. Por eso, en parte, no me gusta el archiconocido “tenemos lo que merecemos”, cuando se enfoca desde una perspectiva derrotista y culpabilizadora. Creo que debemos funcionar en sociedad porque así es el sistema en el que crecemos, pero eso no justifica que a veces se generalice para afirmar que hay grupos de personas que se merecen algo malo que les está ocurriendo.

¿Cuál te parece el dilema de mayor importancia para concienciar a las personas?

Va a sonar un poco extraño, pero la humanidad. Me refiero a que todos deberíamos ser más humanos y más conscientes de que todas las personas son iguales, sean como sean y vengan de donde vengan. Creo que asumiendo eso, y dejando aparte arrogancias y elitismos que alimentan los problemas más horribles de hoy en día, podríamos avanzar hacia una sociedad mejor y más justa.

Aspiro a poder vivir sin ataduras de horarios y oficinas para poder viajar siempre que quiera y trabajar desde cualquier rincón del mundo, ¿por qué no?

¿Cómo ves el mundo?

Suelo ser muy crítica y sé que debería fijarme más en lo bueno y menos en todo lo malo que ocurre. Pero la verdad es que se me parte el corazón con muchas de las realidades que nos rodean, con las que convivimos y normalmente incluso invisibilizamos.


Vivimos en un mundo muy desigual en el que algunas personas se creen con poder y potestad para sentirse más personas que otras. Eso hace que me explote el cerebro…
No obstante, también vivimos en un mundo poblado de gente dispuesta a ayudar, con una mente abierta y con la humildad suficiente como para saber que todos tenemos siempre mucho que aprender. Intento fijarme más en estos últimos, aunque sin perder de vista a los primeros, porque también me hacen ser conscientes de que este mundo tiene muchísimas cosas que mejorar.

Deseo lograr tener una vida equilibrada que me haga sentir tranquila y agradecida, y sobre todo a dedicar tiempo y energías a todas las facetas de mi vida. También aspiro a un futuro laboral ligado a la escritura y a la creación…

¿Cómo te llevas contigo misma?

A ratos, la verdad. Creo que en el último año he hecho grandes avances para no auto-exigirme tanto y, por otro lado, no dejar que el síndrome de la impostora enturbie mis logros personales y profesionales. Intento cuidarme y mimarme todo lo que puedo para que esa relación conmigo misma mejore y se vaya haciendo cada día más fuerte.


Creo que es importante que nos cuidemos y escuchemos a nosotros mismos para que el resto de las cosas fluyan. Es algo que también aprenden los personajes en Puente.

Supongo que una pregunta que siempre se agradece es la de “¿Te gustaría trabajar con nosotros?” y, por supuesto, creo que no se nos debe olvidar aquella de “¿Estás bien?”.

¿Qué te hace única?

Uy, qué pregunta más complicada para alguien como yo, a quien no se le da muy bien describirse… Supongo que lo que me hace única es mi capacidad creativa, porque no solo la empleo en crear ficción sino que también la aplico a mi vida cotidiana y a mis relaciones con los demás (por ejemplo, para ayudarlos, para sorprenderlos, etc).

¿Cuál quieres que sea tu legado?

Mis creaciones, por supuesto. Lograr publicar más libros y ojalá adaptar alguno de ellos a guion cinematográfico y que se conviertan en una película… Me encantaría, y mucha gente me lo ha sugerido con Puente.

Me gustaría que pensaran que soy buena persona, la verdad, y que lo que hago les sirviera de alguna manera.

¿Tienes un nuevo proyecto literario en mente?

La verdad es que sí, y ya estoy trabajando en él. Es una novela de ciencia ficción distópica que toca un tema muy candente hoy en día. Es una idea que quiero recuperar desde hace muchos años, pero después de la calma de la escritura de Puente me está resultando una experiencia muy dura enfrentarme a un género como es el de la ciencia ficción. No obstante, sigo trabajando en ello, ¡a ver qué sale de aquí!

¿Cuál es el mejor regalo que te pueden hacer?

Creo que algo “artesano”… Un texto, una manualidad, cualquier cosa hecha por la persona que regala.

Me es difícil elegir el mejor regalo que me han hecho porque he vivido momentos muy bonitos con muchas personas, pero algo que me ha venido rápido a la mente ha sido el regalo de un viaje de una semana a Islandia. Fue algo improvisado y sin pensarlo mucho, pero yo no me lo podía creer. Pero era real, fui a esa isla maravillosa y el viaje también me sirvió para apaciguarme en un momento de mi vida un poco agitado. Lo recuerdo con muchísimo cariño.

¿Cuál ha sido tu mejor viaje?

¡Madre mía, no hago más que hablar de viajes! También me es difícil elegir porque creo que no existe viaje que no me haya gustado hasta el momento. Me quedaría con la primera vez que fui a París porque fue un viaje que mis padres querían hacer con mi hermano y conmigo y que les costó mucho esfuerzo y sacrificio. Tenía la ciudad idealizada desde pequeñita y me enamoré de los paseos por sus calles.

Y también con la primera vez que fui a Irlanda, concretamente a Dublín, porque fue mi primer viaje sola y lo disfruté muchísimo. También con Islandia, como ya he dicho, y con Cuba, porque abrió muchísimo mi mente y conocer la cultura cubana me cambió como persona, para bien. ¡Lo siento, no puedo elegir!

¿Un sueño por cumplir? Lograr dedicarme profesionalmente a la escritura creativa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s