¿Me permites que te invite a una reflexión de cinco minutos?

Piensa en todo aquello que ha formado parte de tu vida esta última semana. La gente con la que has compartido tiempo, las series o películas que has visto, los libros que has leído, las actividades que has practicado…

Si te pidiera que me listaras todo ello en los siguientes dos bloques, ¿podrías?

En el primero de ellos deberías anotar aquello con lo que realmente hayas disfrutado. Con lo que, nada más recordarlo, una sonrisa brote de tus labios (un pelín cursi, ya lo siento 🙂 ). Puede ser cualquier cosa, siempre que te haya ayudado a tener unos instantes de plena felicidad, o incluso a crecer como persona.

En el próximo bloque apunta el resto.

¿Cuál de los dos es más extenso? Si esta fuera la última semana de tu vida, ¿te sentirías frustrad@? ¿O satisfech@ (bueno, ya sé que a ningun@ nos satisface morir, pero ya nos entendemos)?

Yo misma hice un ejercicio similar a finales de verano, cuando me di cuenta de que un nuevo año comenzaba. Por nada del mundo quería que sucediera como en otras ocasiones, en las que a mediados de septiembre ya vuelvo a estar estresada e insatisfecha. Así que, en la medida de lo posible, deseaba asegurarme el disfrute para los siguientes 365 días, y no solamente en las vacaciones.

¿Mi nueva filosofía? A partir de ahora voy a tener una Vida Supreme. No me importa quién o qué seas. Si no contribuyes a mejorar mi vida, no te voy a permitir ocupar ningún espacio en mi vida.

Al fin y al cabo, el tiempo jamás volverá, y es lo más valioso que tengo para ofrecer. Mi tiempo.

De esta manera nace mi cuenta de Instagram @maiteekhine, en la que comparto todo aquel entretenimiento literario, musical y cinematográfico (tres de mis pasiones) que haya influido en mejorar mi vida. Mi propósito es recordar aquellas obras que me han hecho feliz, y de paso, recomendarlas. Además, me encantaría saber si los demás estáis de acuerdo, o si lo que a mí me ha otorgado disfrute, para vosotros ha supuesto una pérdida de tiempo.